martes, 11 de octubre de 2011

HISTORIA DE LA CATEDRAL DE SAN SALVADOR

 ANTECEDENTES.
A través del tiempo la catedral de San Salvador ha tenido diversos momentos, ha sido una obra de años con altos y bajos; han existido dos catedrales, una que fue destruida por un terremoto  el 19 de marzo de 1873, ante ello, la Eclesiastés se traslada a Nueva San Salvador con una catedral interina en el Templo de Concepción.
 Posteriormente frente al Parque Barrios en 1888 se inaugura la segunda catedral, de estilo romano con maderas finas, incluso de cedros del Líbano y otros materiales preciosos, esto con el fin de que resistiera a los constantes terremotos; contaba con bellísimas imágenes y ornamentaciones; sin embargo el 8 de agosto de 1951, un feroz incendio acabó con la belleza arquitectónica a sus 63 años de haberse construido. En ese mismo año el Señor Arzobispo por medio de una carta pastoral para la construcción de la Catedral, nombra un comité Pro-construcción bajo la responsabilidad de Mons. José alférez, que desempeña hasta 1964 cuando es sustituido por Mons. Modesto López Portillo.

Mons. Luis Chávez y González bendice la colocación de la primera piedra el 12 de octubre de 1956 con la esperanza de poder contar nuevamente con el principal templo para  elevar las plegarias al Divino Salvador del Mundo.

Los obispos que se ha visto empeñados en la reconstrucción del máximo templo son: “Mons. Luis Chávez y González, Mons. Oscar Arnulfo Romero, Mons. Arturo Rivera y Damas, Mons. Fernando Sáenz, se han preocupado por la terminación del templo de Dios”[1]



[1] Consejo Nacional para la Cultura y el Arte “CONCULTURA”. Catedral Metropolitana de San Salvador. 2009.
           La Iglesia Parroquial de San Salvador.

A finales del siglo dieciséis se elevaba la grande y hermosa Matriz dedicada al Divino Salvador del Mundo en el Ministerio de su transfiguración. Cerca de la Parroquia se fundaron los conventos de Santo Domingo en 1551 y el de San Francisco en 1574, y el de Nuestra Señora de la Merced, redentora de cautivos en 1623.
El Presbítero y Doctor José Matías don Delgado junto con el Presbítero y Doctor don Nicolás Aguilar, eran en 1811 los dos curas que dirigían la Parroquia de San Salvador en el tiempo del primer intento de independizarse de Guatemala

       Primera Catedral de San Salvador.

El Papa Gregorio XVI instituyó la Diócesis del Territorio de El Salvador el 28 de septiembre de 1842 y eleva la Parroquia al rango de catedral, en ese entonces se conocía como Parroquia el Sagrario y se encontraba donde actualmente se ubica la Iglesia el Rosario, siendo el primer Obispo canónicamente nombrado por el Papa el Presbítero y Doctor don José Jorge Viteri Ungo, la Diócesis abarcaba todo el territorio de El Salvador.

En 1854 por las grandes pérdidas ocasionadas por el Terremoto de abril, que además arruinó totalmente la joven catedral; la capital es trasladada a la ciudad de Cojutepeque por disposición del Supremo Gobierno y la parte Eclesiástica también traslada la Diócesis a la Iglesia San Sebastián de esa ciudad como sede provisoria.
El 19 de marzo de 1873, destruyó nuevamente la ciudad de San Salvador, esta vez el gobierno Eclesiástico se traslado a Nueva San Salvador y declaró la Iglesia de La Concepción, Catedral Interina. Un año antes de ese acontecimiento, el 6 de enero de 1872 se había elaborado un proyecto de construcción en San Salvador, pero se dejo de ejecutar a causa de una guerra que se desató contra Honduras
     
     Segunda Catedral de San Salvador

El 28 de Septiembre de 1877 el obispo Cárcamo Rodríguez promulgó una carta pastoral exhortando al pueblo salvadoreño a colaborar para la construcción de una nueva catedral. Este obispo decide la construcción de la nueva catedral donde antes había estado el majestuoso convento y templo de Santo Domingo, que es el lugar donde actualmente se encuentra la catedral metropolitana. Para este fin, promulgo el 17 de Septiembre de 1880, un edicto detallado y preciso. El propulsor de esta obra fue Mons. Miguel Vencchioti, y el ejecutor ingeniero, el arquitecto Don J. Dolores Melara


En 1888 se inauguraba el segundo edificio de la Catedral de San Salvador, de estilo romano, frente al actual Parque Barrios. Construida de maderas finas, algunas de ellas traídas del Líbano, se caracterizaba por líneas de buen gusto religioso. Tenla además Bellas imágenes y ornamentaciones y retablos pintados por artistas salvadoreños.

Construida de madera para darle más flexibilidad contra los frente a los movimientos telúricos, fue pasto de un voraz incendio, el 8 de Agosto de 1951.

El 15 de agosto del mismo año el Señor Arzobispo, monseñor Luis Chávez González, emite una carta pastoral sobre la construcción de la nueva catedral y es nombrado Mons. José T. Alférez encargado de la vigilancia de los trabajos, cargo que se desempeña hasta 1964, cuando le relevó Mons. Modesto López Portillo,

 Para Conseguir terminar Catedral se creo una fundación que aprobó el plan Maestro elaborado por el Arquitecto Joaquín González Miranda, de Pamplona España, con la colaboración del profesor Arquitecto Joaquín Lorda


               Tercera Catedral de San Salvador.

El tercer edificio de la Catedral de San Salvador responde a un proyecto elaborado en años 50, en el que se aprecia una clara inspireci6n de las iglesias de tipo Basilical, al estilo del conocido arquitecto alemán Domenicus Bohm.
La bendición de la primera piedra la efectúa Mons. Luis Chávez y González el viernes 12 de Octubre de 1956. Debido a la guerra que azotó el país durante las décadas de los setenta y ochenta, fue frenada la construcción de la Catedral. A paso lento se avanzaba, sin embargo. Le toca a Monseñor Arturo Rivera Damas darle un empuje final para tener terminada la estructura, pero no fue sino Monseñor Fernando Sáenz Lacalle quien pone broche de oro dándole al nuevo edificio su ornato interior y exterior, de acuerdo a la "ars sacra", al arte sagrado apropiado.
A iniciativa de Mons. Fernando Sáenz Lacalle, los trabajos fueron concluidos y con mucho empeño ha dedicado tiempo y exhortación a la continuidad de trabajos que aun se desarrollan.

La Catedral se presenta con un esquema romano, de una sola nave atravesada por otras dos laterales formando una cruz de proporciones rectangulares, que culmina en un presbiterio circular.
El Conjunto de arcos del presbiterio que estaba incompleto surgió de la idea de proyector un gran retablo integrándolo en el ritmo de la arquería, que de este modo también se reincorpora al retablo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada